"ID Y ENSEÑAD A TODOS"

jueves, 18 de agosto de 2011

Libre Emisión de Pensamiento.

Marco Salas. 
Alguna vez, un amigo, dijo: “mi libertad de expresión termina donde empieza la de mi prójimo” A lo que yo deduje que no sabía de qué hablaba. Hoy, a forma de tributo, quiero dedicarle unas cuantas líneas a aquel que disertó que la libre emisión del pensamiento está muy lejos de ser un privilegio y se convierte en un canal de potestad para emitir cualquier cosa que salga de nuestro pensamiento.
Pues, bien es cierto también que la verdad pesa más que la razón. Por ende, la característica primaria de la Libre Emisión del Pensamiento recae en su propio nombre. No sé en qué momento el término “Libertad” cobró el sentido de “Liberalidad”. Es un claro ejemplo que el ciudadano es libre, pero no para hacer lo que quiera; si así fuese, no por mucho tiempo estaría tras las rejas cumpliendo una condena. Si a la idea de “liberalidad” le adjuntamos las palabras “emisión del pensamiento” comprendemos también que “yo pienso lo que quiero” y que ese “algo” puede ser transmitido a un público, sea específico o no. Pero no se comprende que un derecho siempre lleva una obligación implícita, y, que toda obligación lleva implícito un derecho. Este derecho y esta obligación son propios. El derecho de pensar bien y la obligación de expresar algo constructivo.
Está claro que me encuentro en las antípodas de una ideología que está más que errada en el mismo hecho de ser.
Por el contrario, la libertad requiere cumplir con ciertos requisitos mínimos, tanto o aún más como el pensamiento. La razón, en este caso, conlleva un “Desarrollo del pensamiento” como hablaría Hegel, pero quizá todo esto sea derribado por la dura realidad, en donde es lo mismo pedirle peras a los Olmos, para convertirse en un reto auténtico para nosotros, los que publicamos libremente lo que pensamos.

1 comentario:

Rafael E. Gonzalez V. dijo...

Como bien lo expresa Marco, la libertad de emision del pensamiento se encuentra mal interpretada pero sobre todo, no hemos entendido que los derecho vienen amarrados de obligaciones y que no se puede concebir uno sin el otro, de esta cuenta que tengo toda la libertad del mundo de decir lo que quiera, pero tambien tengo la obligacion de responder por mis palabras, el libertinaje con el que usamos nuestra libertad de expresion, no es mas que el efecto producido por la lucha de los medios por tener la libertad de decir lo que piensan, y he alli el problema, lo que yo pienso no es verdad absoluta es simplemente mi opinion y asi como yo tengo el derecho de expresarla usted tiene el derecho de no compartirla.

PERIODICO CUNIZAB Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger